Entrevista al director y animador Raúl García

Un rato con Raúl García. Entrevista al animador, por Luis Palani.

Próximo curso en la Escuela de Cine, del 14 al 17 de marzo.


raulgarcia cursos7

Si sales a la calle y preguntas "¿Mickey Mouse existe?, el 90% de las personas te dirán que sí. Porque los dibujos animados forman parte de la sociedad y de la cultura popular de mucha gente. Todos estos personajes tienen autonomía e identidad, pero ¿Quién se encarga de crear a estos entrañables "dibus" que nos acompañan de por vida? Raúl García es uno de esos genios que hacen posible el complicado trabajo de dar vida a las líneas y a las formas, que después convierten los trazos en mágicas ilusiones. Raúl fue el primer español en la factoría Disney y su curriculum es interminable: ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, Aladdin, El Rey León, Pocahontas o Hércules. También se ha dedicado a la dirección y ha desarrollado muchos proyectos personales entre ellos "Extraordinary Tales" trabajo por el que ha sido nominado recientemente a Mejor Director en los Annie Awards, todo un tratado de estética del universo de Edgard Allan Poe. 

Para ser animador la vocación te tiene que llamar desde muy pequeño, y en el caso de Raúl siempre lo ha tenido claro. De formación autodidacta define su trabajo como "ver crecer la hierba" porque hay que tener mucha paciencia para trabajar y dibujar a cámara lenta. Entre sus personajes preferidos se encuentra el Genio de Aladdin, quizá por ser su primer trabajo dentro de Disney y por la experiencia de poder colaborar con Robbin Williams. En sus inicios dedicarse a la animación era todo un mundo, porque en España no estaba consolidado el trabajo de animador y sobre todo, pocas eran las escuelas que enseñaban esta profesión. Por eso Raúl García, además de dar vida y prestar a los personajes un trozo de su alma, se dedica a enseñar, y a compartir sus conocimientos con gente que tenga curiosidad por experimentar y ampliar sus conocimientos sobre el mundo de la animación. Su siguiente parada para esta tarea será la Escuela de Cine de la Universidad de Cádiz en el Campus de Puerto Real. El curso tendrá lugar del 14 al 17 de Marzo y se enseñarán los principios básicos de la animación, para conseguir mediante doce pasos la ilusión de movimiento. Una experiencia asequible para todo tipo de inquietudes, que ofrece la posibilidad de conocer y trabajar durante unos días con todo un maestro de la animación. Para abrir boca sobre estas jornadas, Raúl García nos ha concedido una pequeña entrevista desde Los Angeles, sitio en el que reside desde hace ya unos cuantos años...

P.¿De dónde viene esta vocación de enseñanza?

R. Siempre que puedo intento compartir mis conocimientos mediante cursos. Creo que es útil porque cuando yo empecé en esto, era muy difícil encontrar formación y consejo. Recuerdo que entrabas en un sitio porque sabías dibujar, y todo era de forma autodidacta. Por eso me gusta enseñar, porque aunque han cambiado mucho las cosas, todavía hay gente que necesita encontrarse en esto de la animación y si puedo ayudar a despertar una vocación, siempre es gratificante.

P. El primer gran reto en tu carrera fue ¿Quién engañó a Roger Rabbit?

R. En la productora insistieron en ser totalmente fieles a los movimientos de cada personaje. Tenías que ver cómo se movía Betty Boop en los años treinta, estudiar su anatomía y después ser fiel a la hora de animarlo, y así con todos (Y eran unos cuantos...) Fue un gran trabajo de documentación, nos pasábamos el día viendo dibujos animados, y encima nos pagaban por ello, en definitiva un sueño hecho realidad. 

P. Para que nos hagamos una idea...¿Cuánto se tarda en hacer treinta segundos de animación?

R. Te diré que cuando estaba en Disney, nos pedían una media de trabajo de un segundo y medio por semana. Te puedes imaginar la cantidad de dibujos que hay que realizar para llegar a treinta segundos. En los tiempos en los que teníamos que "meter el turbo" llegábamos a hacer siete segundos a la semana. Cuando venían a vernos nos decían "Ver vuestro trabajo es como ver crecer la hierba" y es cierto, hay que tener paciencia.

P.¿Para ser animador hay que vivir a cámara lenta?

R. Para nada, vivo de todas las formas menos a cámara lenta, siempre estoy metido en mil proyectos y siempre en movimiento. Me gusta ver crecer la hierba y para eso tengo varios jardines en los que pasear.

P.¿El mundo del 3D ha quitado magia a la profesión?

R. Creo que no. Ahora el 3D es una herramienta más. Es cierto que para animar en 3D no tienes que saber necesariamente dibujar, pero tienes que tener en cuenta que animar, es visualizar mentalmente todos los movimientos posibles. El personaje no se mueve sin razón; el personaje se mueve porque piensa y siente, tú tienes que pensar y sentir por el personaje. El 3D a mi me ha ayudado mucho, por ejemplo para "Extraordinary Tales" empecé a hacerlo en 2D, pero después me serví de esta técnica para poder desarrollarlo y los resultados han sido muy buenos.

P. De todos los personajes...¿Cuál es el que recuerdas con más cariño?

R. El Genio de Aladdin sin lugar a dudas. Porque fue el primero para Disney y porque fue increíble poder trabajar y conocer a Robbin Williams. Una experiencia muy mágica que me ayudó a crecer en todos los sentidos.

P. ¿La voz del actor te ayuda a hacer al personaje?

R. Si. Y no solo la voz, también los movimientos. Recuerdo que en Hércules me tocó animar a Filoctetes, que es el entrenador de Hércules, y el actor que lo interpreta es Danny DeVito. Nos dimos cuenta de que muchos de los movimientos del personaje los habíamos sacado de verle actuar. Siempre ayuda tener en cuenta la voz del personaje. No solo tienes que hacer los movimientos básicos, también tienes que sincronizar los movimientos de la boca, por ejemplo en la animación japonesa, primero dibujan y después sincronizan voces. Aquí primero se tiene el audio, y sobre eso se trabaja la animación. Entonces tener en la cabeza al actor te ayuda.

P. ¿Cómo van a ser las clases en la escuela de cine de Puerto Real?

R. Como he dicho, esto ha sido algo muy vocacional en mi vida. Crecí viendo 101 Dálmatas, El Libro de la Selva, Pinocho o Bambi. Desde ese momento supe que quería dedicarme a ello. Quería contar historias mediante la ilusión del movimiento. Si puedo ayudar a alguien a entender mejor o a confirmar esta vocación será un gran triunfo. Está enfocado a una iniciación en el mundo de la animación y quitar el miedo tecnológico del 3D, sin abrumar a nadie, por supuesto. Pero sobre todo y por encima de todo, será divertido.

                                                                                                                                                 Luis Palani

                                                                                                                                    Raúl García impartiendo uno de sus cursos alrededor del mundo

raul garcia cursos por el mundo

            Fotografías de R. García impartiendo cursos en distintas parte del mundo. Cedidas por Raúl García.

 

 

Síguenos

 

Newsletter

Reciba en su mail nuestro boletín de noticias